21. Identificación de valores asociados al pensamiento científico. Primera parte.

RESUMEN

La ciencia tiene como principal fuente el tener ideas. La ciencia requiere del pensamiento científico. Muy unido a la ciencia está la innovación, donde actúan personas visionarias con capacidades para lograr transformar las propiedades de un fenómeno en una nueva cualidad resultante. Si se habla de la ciencia, como actividad humana, donde “las personas actúan” y que en la innovación “actúan personas visionarias”, hay un elemento común que es la “actuación de las personas” y por esa ruta se llega a los valores. Teniendo estas premisas se buscó introducirse en la “situación problémica” de los valores y la ciencia y deduce que: “en el campo de la ciencia no existe con regularidad una identificación de qué formas de actuación, valores, son propios de las personas que actúan en ella, que puedan mejorar sus conductas y ayuden a la formación de sus competencias como científico”. Basados en esta situación la investigación se planteó como “problema” la interrogante siguiente: “¿cuáles son los valores que se corresponden con un pensamiento científico?” El objetivo de la investigación estuvo dirigido a: “elaborar un procedimiento que permita identificar cuáles son los principales valores para el desarrollo del pensamiento científico”.

Palabras clave: Ciencia, competencias, conductas, pensamiento científico, valores

SUMMARY

Science has as its main source to have ideas. Science requires scientific thinking. Closely linked to science is innovation, where visionary people act with the capacity to transform the properties of a phenomenon into a new, resulting quality. If you talk about science, as a human activity, where «people act» and innovation «act people visionary», there is a common element that is the «performance of people» and that route is reached values . Having these premises, we sought to get into the «problem situation» of values ​​and science and deduce that «in the field of science there is no regular identification of what forms of action, values, are typical of the people who act in it, that they can improve their behaviors and help to the formation of their competences like scientist «. Based on this situation the research was considered as «problem» the following question: «what are the values ​​that correspond to a scientific thought?» The objective of the research was: «to develop a procedure to identify which are the main values ​​for the development of scientific thinking «.

Keywords: Science, competences, behaviors, scientific thinking, values

INTRODUCCIÓN

Contrariamente a lo que se piensa, para hacer ciencia o escribir sobre ella no necesariamente tiene que haberse estudiado en una universidad. Trabajar sobre la ciencia o con la ciencia es, en principio, un estado de ánimo, una disposición a observar y buscar regularidades en determinados fenómenos. Es formarse ideas o lo que es lo mismo, pensar.

La ciencia deviene en un acto de creación de la mente y es propia del uso del intelecto, que obedeciendo la voz interior del pensamiento trae a la realidad procesos racionales. En tal sentido, hacer ciencia es enfocar el pensamiento hacia determinados fenómenos y abrirlos buscando la esencia del mismo para poner de manifiesto un nuevo conocimiento a partir de sus regularidades.

Pero, ¿y qué es ciencia entonces? Sin querer presentar en principio una definición rigurosa de lo que es “ciencia”, ante todo se puede decir que, la ciencia es una actividad humana en la que las personas actúan por simple observación y experimentación y descubren ciertas regularidades que sirven para sistematizar el conocimiento sobre el fenómeno sometido a la observación.

Son ideas clave en estas definiciones que la ciencia es una “facultad de las personas”, por tanto es una actividad humana, que requiere “observaciones y experimentos”, que “mediante ideas” se generan “preguntas y razonamientos” y con ellas se construye un “nuevo conocimiento”.

La ciencia tiene como principal fuente el tener ideas y enfocar la mente hacia esas ideas. Es decir, la ciencia requiere del pensamiento científico, que se diferencia de los pensamientos cotidianos. Así, el pensamiento científico es la capacidad que tienen las personas de formular ideas y representaciones mentales de forma racional y objetiva.

Muy unido a la ciencia está la innovación, que por igual es una actividad humana donde actúan personas visionarias con capacidades para lograr transformar las propiedades de un fenómeno en una nueva cualidad resultante, que no es la simple suma de las partes. Estas transformaciones pueden derivar como resultado de nuevas ideas y conceptos en nuevos productos, nuevos procesos, nuevos servicios o nuevas estructuras.

Si se habla de que en la ciencia, como actividad humana, “las personas actúan” y que la innovación es por igual una actividad humana “dónde actúan personas visionarias”, hay un elemento común que es el proceso de “actuación de las personas” y por esa ruta se llega a los valores.

García y Dolan (1997, pag. 63) dan una definición propia y dicen:

“Los valores son aprendizajes estratégicos relativamente estables en el tiempo de que una forma de actuar es mejor que su opuesta para conseguir que nos salgan bien las cosas”.

Por otro, Díaz, (2010, pag. 41), expresa una definición de valores que es la siguiente:

“Es decir, que los valores están asociados a una forma de actuar que está precedida por nuestras creencias, que son las que nos llevan a valorar que esa forma de actuar es mejor a su opuesta”.

De esta forma, si a la ciencia está asociada un estado de ánimo, una disposición a … y en la innovación existen visionarios que son capaces de transformar; ambas formas de actuación tienen que tener creencias (estructuras de pensamiento) que determinen las formas de actuación. O lo que es lo mismo, tienen que existir valores.

Así, los valores como forma de actuación están en los procesos cotidianos y de igual manera lo están la ciencia y la innovación. Pero, la ciencia e innovación no son formas de actuaciones cualesquiera o clásicas, sino son formas de actuación con una intencionalidad, transformar la realidad sobre la base de las regularidades que sistematizan el conocimiento de las realidades sobre el fenómeno sometido a observación.

Cabe entonces preguntar ¿cuáles son los valores particulares que determinan una forma de actuación científica? Dicho de otra manera ¿cuáles son las formas de actuación dirigidas a lograr el pensamiento científico?

Teniendo estas premisas presentes, este investigador buscó introducirse en la “situación problémica” de los valores y la ciencia, partiendo de la experiencia, por la simple observación y recopilación de información de profesores e investigadores, así como del intercambio con personas asociadas a la ciencia.

De lo anterior, se deduce como “situación problémica” que: “en el campo de la ciencia no existe con regularidad una identificación de qué formas de actuación, valores, son propios de las personas que actúan en ella, que puedan mejorar sus conductas y ayuden a la formación de sus competencias como científico”.

Basados en esta situación la investigación se planteó como “problema” la interrogante siguiente: “¿cuáles son los valores que se corresponden con un pensamiento científico?

El objetivo de la investigación estuvo dirigido a: “elaborar un procedimiento que permita identificar cuáles son los principales valores para el desarrollo del pensamiento científico”.

La hipótesis plantea que “un procedimiento de carácter investigativo, basado en personas dedicadas a la ciencia, debe permitir identificar cuáles son los principales valores que ayuden al desarrollo del pensamiento científico y permitan alcanzar mayores competencias para su vida profesional”.

La investigación es cualitativa y de carácter experimental, y su novedad científica se basa en “la elaboración de un procedimiento para la identificación de valores a partir de la participación de personas de la ciencia, que permita tomen decisiones para el cambio de su conducta y el mejoramiento de sus competencias para su vida profesional y en el desarrollo de su pensamiento científico”.

BASES METODOLÓGICAS:

El presente procedimiento es fruto del resultado de una investigación, que se llevó a cabo en el período comprendido entre el 1 de abril y el 31 de julio de 2017. Se desarrolló en el marco de una muestra intencional de 50 profesores de diferentes países. Las características de la muestra se presentan en la Tabla Nº 1.

Tabla Nº1 Características de la muestra intencional

PAÍSMUESTRAEDAD PROMEDIOSEXO
HombresMujeres
Cuba26591313
Ecuador65415
España75261
México65242
Venezuela55523
TOTAL50552624

Fuente: elaboración propia

La experticia de las personas seleccionadas está en la propia experiencia de los mismos. La edad promedio es de 55 años y sólo dos casos tienen 33 y 31 años. Sin embargo, la primera tiene un Doctorado en Ciencias Económicas y la segunda tiene una Maestría en Psicología de las Organizaciones y otra Maestría en Dirección. Estos dos casos tienen 10 y 7 años de experiencia investigando y el resto tiene entre 15 y 40 realizando trabajo científico.

El procedimiento se estructuró en tres fases: una primera de selección de valores a encuestar, una segunda de relevamiento de información mediante el método Delphy de tres rondas y una tercera de interpretación final de la información recopilada.

Primera fase: selección de valores a encuestar

El punto de partida de la investigación fue la idea o preocupación de qué relación pudiera existir entre los valores y la ciencia y con ella el pensamiento científico. Ante esta idea el primer paso a seguir fue consultar en internet si había habido con anterioridad algunas personas preocupadas por el tema y con ello identificamos trabajos como:

Núñez Centella, Ramón (2017) que hace un planteamiento en diferentes momentos sobre “10 valores científicos” pero, que no hace una declaración de cómo los obtiene o cómo identifica esos valores. Los valores planteados por Centella son:

  1. Curiosidad. 
  2. Escepticismo. 
  3. Racionalidad. 
  4. Universalidad. 
  5. Provisionalidad. 
  6. Relatividad. 
  7. Autocrítica. 
  8. Iniciativa. 
  9. Apertura. 
  10. Creatividad. 

Leyendo el discurso que el propio Núñez Centella (2010) presentó en el Senado en Madrid el 25 de marzo de 2010, se puede asumir que estos valores son una interpretación personal que el autor hace al leer los libros de Galileo Galilei. Esto es una presunción particular dado que, junto a sus escritos, nos hay referencias a proyectos de investigación publicados. No obstante, se consideran válidas las conclusiones por él presentadas ya que las mismas siguen un método de análisis lógico histórico, a través del cual llega a identificar determinadas regularidades.

Otras referencias sobre el tema de los valores vs ciencia no se han logrado identificar al cierre parcial de esta investigación. Sí hay trabajos que abordan situaciones particulares de los valores como el trabajo de Braun, Rafael titulado “Valores humanos frente a la globalización”; también el chileno Sfeir-Younis, Alfredo trabajaValores en la Globalización”; o el trabajo “Valores y antivalores de la globalización” de Flecha Andrés, José-Román.

Estos trabajos están asociados a la globalización. Sobre este y muchos otros temas y su vínculo con los valores se pudieran buscar relaciones y asociaciones porque, como es conocido, los valores están en los procesos cotidianos. Algunos ejemplos son: Valores y Liderazgo; Valores y Cambio; Valores y Burocracia. Sin embargo, por ahora sólo se trabajó el tema de los valores vs ciencia y en alguna medida se validaran o no los criterios dados por Núñez Centella.

Obviamente, es posible que los criterios del autor de este trabajo no se correspondan totalmente con los de Núñez Centella pero, para ello se toman las palabras de Sabater (2010) que expresó: “Existe una visión general del asunto que nos indica que tanto en el terreno científico como en el ético o moral se dan posturas contrapuestas, intuiciones diferentes, caminos divergentes o formas explicativas desiguales. De modo que aparece el debate. No se parte de una homogeneidad, de un acuerdo total, sino que existe un debate”.

En el siguiente párrafo el propio autor dice: “Lo que ocurre es que en el debate científico hay un árbitro enormemente eficaz. Y aunque no siempre fiable, ya que los oráculos de este árbitro son un poco oscuros, inescrutables, después de todo es el árbitro que zanja las cuestiones entre los científicos. Ellos pueden no ponerse de acuerdo entre sí, porque están sujetos a pasiones u obnubilaciones como el resto de los seres humanos, pero hay un árbitro que antes o después los pone de acuerdo y decide quién va por el buen camino y quién no. Y ese árbitro es la realidad, la realidad exterior”.

Seguidamente, Sabater expresa en un tercer párrafo: “La existencia de una realidad objetiva, externa, zanja las discusiones entre los científicos. Es una realidad que a veces cuesta interpretar porque no se da sin esfuerzo ni de una manera fácil, pero, en último término, el científico que acierta a utilizarla como argumento a su favor, obviamente, termina “llevándose el gato al agua” en cualquier debate con los científicos”.

No creo existan posiciones contrapuestas a Núñez Centella y no es necesario deba existir un debate, mucho menos el de encontrar cuál es la realidad. Simplemente, la idea es utilizar un procedimiento que, por un camino de aproximaciones sucesivas, lleve a comprobar cuáles son los criterios de un grupo de científicos sobre qué valores deben prevalecer en el pensamiento científico.

Evidentemente, al ser esta una investigación de carácter cualitativo no es posible deslindarse de la subjetividad de las personas. Pero, al igual Sabater (2010) decía haciendo referencia a un criterio de su amigo Pepe Bergamín: “mira, si yo fuera objeto, sería objetivo, pero como soy sujeto, soy subjetivo”. Sabater (2010) a continuación expresa: “Algo de eso hay, es decir, como somos sujetos, necesariamente al hablar de los sujetos tenemos que ser subjetivos, tenemos que incluir criterios subjetivos en nuestra forma de pensar”.

Finaliza esta cita a Sabater (2010) con lo que expresa en el párrafo siguiente: “Esto es lo que en otras ocasiones he tratado de explicar cuando hablaba, repitiendo líneas de pensamiento comunes de nuestro tiempo, de la contraposición entre lo racional y lo razonable como dos vertientes posibles de la razón”.

Es decir, los criterios que aquí se presentan no son para ver quién tiene la razón, sino qué es lo razonable en estos tiempos, utilizando valoraciones de 50 personas del campo de la ciencia que a partir de su subjetividad, identificaron cuáles son los 10 valores que más se acercan al trabajo de la ciencia.

¿Cuántos valores se utilizaron como punto de partida y de donde salieron? Se trabajó con una muestra de 40 valores, también intencionada, y salió de experiencias anteriores, donde se tenía una lista de 100 valores, se consideraron además los 10 de Núñez y se tuvieron en cuenta valores identificados como universales, así como otros asociados a la globalización. De esta forma se conformó la lista que aparece en la Tabla Nº 2.

Tabla Nº 2. Valores utilizados en la investigación

APERTURA MENTALCARIÑODETERMINACIONPERSEVERANCIA
ALTRUISMOCOLABORACIÓNDISCIPLINAPRAGMATISMO
AMORCOLECTIVISMODISCRECIÓNPROVICIONALIDAD
ARMONÍACOMPROMISO SOCIALENTUSIASMOPRODUCTIVIDAD
AUSTERIDADCONFIANZAESCUCHARACIONALIDAD
AUTOCONTROLCONSTANCIAESPERANZARELATIVIDAD
AUTOCRITICACOOPERACIÓNESCEPTICISMORESPETO
BONDADCURIOSIDADHUMILDADSOLIDARIDAD
BENEVOLENCIACREATIVIDADFIRMEZATENACIDAD
CALIDADDEMOCRACIAINICIATIVAUNIVERSALIDAD

 

Fuente: elaboración propia

……continuará

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s